• Marcel Hendrickx

La receta perfecta para un abono de buena calidad.

Cuando escuchas la palabra "Compostaje", la mayoría de las personas piensa en un contenedor en el fondo del jardín, lleno de cáscaras y recortes de césped, que de alguna manera se convierten en abono rico y nutritivo unos 12 a 18 meses después, pero obtener abono de calidad no lo es. fácil.


A mayor escala, puede producirse el compostaje "superficial", esto sucede cuando los residuos orgánicos se incorporan al suelo a nivel superficial, pero no permite que la materia se descomponga correctamente. De hecho, cualquier residuo biológico que se amontona en un ambiente libre de oxígeno produce metano.


El poder de calentamiento global del metano es 25 veces mayor que el del CO2, esto es algo que definitivamente queremos evitar.

Para que el compostaje esté alineado con los beneficios ecológicos, se requiere que se alcance un conjunto específico de parámetros y esto se logra más fácilmente con una solución mecánica.


¿Qué es el abono de calidad?



El compost es esencialmente humus. Gracias a las maravillas de la naturaleza, en un ambiente natural y húmedo, la fauna como insectos, gusanos, bacterias y mohos, etc., descompone la materia orgánica transformándola en humus. La mayoría de nosotros reconoce este humus como un producto de color marrón o negro intenso y rico, que se desmorona cuando se manipula y se esparce fácilmente en macizos de flores y parcelas de vegetales. Crear el abono en un ambiente controlado asegura que también esté libre de patógenos y de malas hierbas.



¿Cuáles son los beneficios de un buen compost?


Cuando el abono se esparce en el suelo o en los cultivos, tiene dos beneficios principales: fertilización y mejora del suelo.


La fertilización es la capacidad del compost para proporcionar nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio y magnesio para alimentar a las plantas directamente.


El compost mejora la calidad del suelo al almacenar materia orgánica en el suelo, que a largo plazo estimula la actividad microbiana, mejora su estructura y su capacidad para retener agua. Con el compost, primero alimentamos el suelo para nutrir la planta.


Una tonelada de compost proporciona aproximadamente 300 kg de materia orgánica o 216 kg de humus, para un índice de estabilidad de la materia orgánica (ISM) del 72%. Es precisamente este indicador el que mide la calidad de un compost, y básicamente nos dice qué porcentaje de compost se convertirá en materia orgánica estable, es decir, humus.


Cuanto mayor sea este índice, más estable será la materia orgánica y más rico el suelo.

Por tanto, un compost de calidad es aquel que tiene un índice ISM alto.



¡El compostaje es un proceso vivo! Para obtener un buen abono, necesitamos crear las condiciones favorables para la vida microbiana; Carbón orgánico, suficiente aireación y humedad constante.


¿Qué se necesita para hacer un buen abono?


Residuos ricos en carbono


El material principal debe estar equilibrado en nutrientes para que los microorganismos puedan iniciar el proceso de fermentación.


La materia orgánica está compuesta principalmente por nitrógeno y carbono. Cuanto mayor es la relación carbono / nitrógeno, más lentamente se degrada el compost, lo que a su vez proporciona un humus más estable. La proporción ideal es entre 25 y 35, esto significa que la materia orgánica que ingresa al compost contiene de 25 a 35 veces más carbono que nitrógeno.


Los biorresiduos ricos en carbono incluyen material leñoso como ramas, madera, mazorcas, hojas muertas, aserrín o cartón. Los materiales blandos y húmedos, como los recortes de hierba fresca, los lodos, los efluentes, las cáscaras de frutas y verduras son ricos en nitrógeno.


Los materiales cárnicos y de proteína animal ya tienen el equilibrio perfecto de carbono y nitrógeno, por lo que se pueden agregar sin preocuparse por las proporciones. Los desechos de la cocina, incluida la carne y el pescado, también son bienvenidos en el abono. Como toda materia orgánica, eventualmente se descompondrán.


En los compostadores no mecánicos es mejor evitar la carne, ya que puede crear malos olores y atraer parásitos. Los compostadores electromecánicos aceptan todo tipo de desperdicio de alimentos ya que pueden alcanzar los parámetros de temperatura necesarios para matar patógenos y ser completamente higiénicos.


El abono necesita agua


¡El agua es esencial para la vida y para el abono! Es el agua que permite que las bacterias, mohos, gusanos y otros insectos vivan en el abono. El abono de buena calidad está ligeramente húmedo. Si está demasiado seco, la mezcla se calentará y carbonizará el material orgánico. Pero, si la mezcla está demasiado húmeda, el proceso de fermentación no tiene suficiente oxígeno: sintetiza metano y conduce a la pudrición. Al final, el abono sería de menor calidad.


Los niveles de humedad ideales oscilan entre el 40 y el 70% en masa, dependiendo de la fase de compostaje. Una vez más, esta es la belleza de un compostador electromecánico que tomará medidas para que los operadores estén informados de manera confiable sobre los niveles de humedad y puedan intervenir cuando sea necesario.


El abono necesita aire


Como el agua, el aire también es esencial para que las bacterias descompongan la materia orgánica. Esta acción debe realizarse en condiciones aeróbicas, es decir en presencia de oxígeno. La ausencia de oxígeno crea condiciones anaeróbicas, en este caso, la materia orgánica simplemente fermenta, provoca malos olores y emite metano.


Un abono bien aireado se puede conseguir de dos formas:


La incorporación de residuos verdes que permitan el paso del aire, como paja o madera astillada o bien, el compost se airea mecánicamente de forma periódica volteándolo y mezclándolo, o una combinación de ambos. En un abono casero, el volteo y la mezcla se pueden hacer con un simple tenedor; se prefieren herramientas automatizadas más potentes para manejar grandes cantidades.


El compost necesita acidez controlada


Para crear condiciones favorables para la degradación, lo mejor es un entorno neutro. El pH variará según el tipo de residuo presente en el compost y su madurez. Si los materiales utilizados son muy ácidos, se puede agregar calcio durante el proceso de compostaje para aumentar la alcalinidad.


Para garantizar la calidad del compost que se crea al final del proceso, es importante saber qué contiene al principio.

HORECA Sustainability Solutions ayuda a sus clientes a encontrar la mejor receta de compostaje según el tipo de residuo que se desecha.


El compost necesita temperatura controlada


El compost aumenta de forma natural la temperatura durante los primeros días. Puede alcanzar los 60 a 70 ° C gracias a la actividad de poblaciones microbianas que desprenden calor. Mantener altas temperaturas permite eliminar patógenos, enfermedades y parásitos, así como destruir o inhibir la germinación de las malas hierbas.


A temperaturas inferiores a 45 ° C, la supervivencia de la mayoría de los gérmenes es de 180 a 240 días. Entre 45 y 55 ° C, su supervivencia es de solo unos días. Una temperatura de 55 ° C o más durante varios días reduce el riesgo a casi cero; esta alta temperatura se logra fácilmente con la tecnología Upcycle.


Incluso si no lo exige la legislación, es una buena práctica asegurarse de que puede proporcionar prueba del tratamiento a quienes puedan comprar o usar su abono.




0 visualizaciones0 comentarios